Ante la crisis que ha ocasionado la pandemia de Covid-19 en Chile, muchas son las empresas y emprendimientos que han debido cerrar sus puertas de manera indefinida para evitar contagios, y Pichilemu no ha sido una excepción. Esta situación ha planteado una importante interrogante en un grupo de jóvenes pichileminos: de qué manera las familias que se han visto desempleadas o sin sus fuentes de ingresos están sobrellevando esta difícil realidad.

Gaspar, Franco y Joshua van en ayuda de las familias pichileminas.

Gaspar Muñoz, Franco Espínola y Joshua Rimoldi son tres amigos de la comuna de Pichilemu que han decidido por sus propios medios aportar su granito de arena frente la situación que viven estas familias, por lo que se han organizado en una campaña para recolectar alimentos no perecibles con el fin de hacerlas llegar a quienes se han visto afectados por la contingencia. “Por este tema del Covid-19 han cerrado varias empresas que son quienes sostienen muchas veces a las personas, entonces se van desempleadas y nos preguntamos cómo las familias pueden ayudar a sus hijos” cuenta Rimoldi sobre qué los motivó. “Entonces nosotros aquí estamos para poder aportar con un granito. Todos estamos sumando, así que ese es el objetivo poder ayudar a la gente que más lo necesita en estos momentos” puntualizó. A su vez, Muñoz señala que “en la casa a veces uno no cree que hay quien lo necesita, porque tiene comida, no le falta nada, entonces no mira para abajo”.

En la plaza Arturo Prat reciben los aportes.

Ubicados en la plaza Arturo Prat, han dispuesto de una mesa donde reciben los aportes de quienes se han sumado a su campaña. Utilizando sus mascarillas y guantes respectivos, registran todos los alimentos recibidos para luego armar las cajas que entregarán a las familias. También aceptan aportes monetarios de los que deseen ayudar de esta manera. Al respecto, Joshua señala que “todo lo anotamos en una libreta y junto a mis amigos que se están manejando con las redes para poder tener las direcciones de las personas que vamos a estar ayudando. Y no duden en hablarnos si están pasando alguna necesidad, que nadie pase hambre en Chile, porque nosotros estamos para ayudar”.

Esta campaña se suma a otros esfuerzos ciudadanos que han surgido de manera espontánea en la población para apoyar a las familias que pasan por dificultades.

“Los invito a colaborar y a seguir con este movimiento (…) que Pichilemu esté bien con nuestra gente”, concluye Espínola.