El Centro de Desarrollo Sustentable (CEDESUS) realizó un nuevo muestreo de la laguna Petrel, en el que se encontraron los puntos más contaminados del lugar. A partir de junio comenzará el monitoreo constante a la laguna. La bióloga Claire Ponsac hizo un llamado a las autoridades regionales para fiscalizar a los responsables de aumentar los agentes contaminantes en la laguna.

La contaminación en la laguna Petrel ha sido una problemática presente desde hace décadas en la localidad de Pichilemu, derivando en múltiples esfuerzos por revertirla, pero, pese a todo, no han logrado resultados positivos. Estudios en los últimos años han obtenido pruebas de la intervención humana, que con el tiempo parece aumentar, llegando a resultados alarmantes. Así lo demuestra el último estudio realizado por el Centro de Desarrollo Sustentable, organización sin fines de lucro de Pichilemu, que comenzará a monitorear la laguna de manera formal a partir de junio del 2020, a cargo de la coordinadora Macarena Cornejo, responsable de la Dirección de Medio Ambiente de la Municipalidad de Pichilemu.

El equipo de investigación formado por Carolina Allendes, Marcelo Miranda, Claire Ponsac y Alvaro Yavar se encargan de reunir muestras de agua de la laguna para analizar su temperatura, PH y oxígeno disuelto, entre otros parámetros, y así obtener índices de contaminación medioambiental. La bióloga y ecóloga Claire Ponsac compartió a PichilemuTV algunas de las tareas que ha realizado CEDESUS, cuya primera muestra se elaboró el 14 de febrero y se repitieron el 28 de mayo, en esa ocasión se analizaron parámetros fisicoquímicos del agua gracias a una sonda multiparámetros para caracterizar las aguas de la laguna. “El muestreo de las aguas se realizó en ocho puntos de la laguna, en kayak, gracias a unas sondas de oxígeno disuelto y otra sonda de parámetro físico del agua. El resultado fue que en toda la laguna había una clara contaminación” explicó la profesional. Los resultados se compararon con la guía de la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA) sobre la calidad del agua, comprobando que en tres de los puntos analizados hubo menos de 5 milígramos de oxígeno por litro, es decir, un nivel por debajo de lo normal. Según explicó Ponsac, esta falta de oxígeno impide que allí se desarrollé todo tipo de vida acuática.

Algunos puntos de la laguna presentan un preocupante nivel de contaminación.

Por el contrario, las demás muestras sí indicadoron un alto índice de oxígeno disuelto, “eso porque había harto viento ese día, pero también puede ser otra explicación que la laguna está recuperándose sola, o sea, es una autorrecuperación de la calidad del agua” señala Ponsac. Pese a este esperanzador resultado, en los puntos críticos encontrados el panorama es muy distinto. La profesional señaló que en estos, ubicados en el estero San Antonio antes de la planta de tratamiento, el equipo pudo observar a simple vista sólidos flotantes y una cantidad cuantiosa de alga verde, esto último debido a que las condiciones generadas en el lugar han permitido una proliferación anormal de este organismo. De acuerdo con la bióloga, esto se debe al “desecho de aguas servidas directamente en el agua en el estero, entonces eso es claramente una contaminación ambiental tremenda” y añadió que “menos mal que la laguna es suficientemente grande y que al final esa contaminación logra bajar su concentración, o sea, logra diluirse en toda la laguna, y hace al final su rol […] que es la depuración de las aguas”.

Uno de los puntos críticos fue encontrado al lado del predio del empresario Francisco Javier Errázuriz, por lo que el equipo de CEDESUS indicó que “todavía no sabemos realmente qué está pasando ahí y queremos llamar la atención de las personas que puedan fiscalizar ese lugar, […] la Seremi de Salud, porque ahí falta realmente trabajo de terreno para fiscalizar”.

Compromiso de las autoridades

A mediados de mayo las autoridades regionales y locales se reunieron en torno a la laguna Petrel junto a habitantes del sector para analizar la situación y, así, entregar su compromiso para acabar de una vez con la contaminación de este cuerpo de agua que da la bienvenida a la comuna. En esa oportunidad, el consejero regional Bernardo Cornejo señaló a PichilemuTV que tanto él como el resto del CORE respondieron a la preocupación y denuncias de la ciudadanía, acudiendo al lugar como una primera reunión para recoger la problemática de la gente. Además señaló que hay diferentes focos de contaminación que afectan a la laguna, la que “tiene que ver con todas aquellas que se puedan producir como intervención del hombre al interior de la cuenca, no necesariamente con la descarga de fecas […] que es un foco de contaminación, pero además de esos se generan otros parámetros que son tan nocivos como los que se pueden producir dentro de la cuenca”.

PichilemuTV entrevistó a las autoridades que acudieron a la laguna Petrel para recoger la preocupación de la ciudadanía.

Por su parte, el Seremi del Medio Ambiente de la región, Rodrigo Lagos, indicó en esa oportunidad que “la idea es hacer un papel en blanco referente a esto, comenzar con lo que ya tenemos en relación a varios antecedentes de los humedales de Pichilemu y, obviamente, con la preocupación que existe en la Intendencia, visitamos, recorrimos, conversamos con lugareños, nos interiorizamos. Es importante que se comience con un trabajo con la protección de estos cuerpos de agua, como ya estamos haciendo en Cáhuil como Seremi”.

Otra autoridad que se pronunció entonces fue el core Jorge Vargas, mencionando que el Municipio junto a la Seremi de Medio Ambiente están elaborando un proyecto para atender a la problemática de la laguna Petrel, por lo que el Gobierno Regional aportaría con fondos públicos. “Hemos hecho nosotros (como CORE) el compromiso de buscar el financiamiento, hablar con nuestra intendenta Rebeca Cofré y pedirle que nos ayude a financiar este proyecto que es alrededor de 80 millones de pesos para recuperar la laguna” indicó el consejero regional, añadiendo el deseo de que Petrel vuelva a ser navegable y un espacio para las familias.

Este mismo compromiso es el que recordó la profesional de CEDESUS, señalando que “nosotros hablamos con el Seremi del Medio Ambiente hace poco y la propuesta era hacer un FNDR (Fondo Nacional de Desarrollo Regional) que es un fondo para tratar de recuperar la laguna”. Ponsac añade que el financiamiento permite llevar una evaluación constante durante el año de la laguna, para así conocer en qué época se produce principalmente la contaminación, así como realizar análisis más detallados en laboratorios externos, los cuales pueden ascender a 500 mil pesos por cada estudio.

“Ojalá cumplan su promesa, porque nosotros, por ejemplo, para determinar exactamente lo que está pasando en la laguna necesitamos recursos, mandar las muestras de agua que sacamos a un laboratorio, porque nosotros podemos medir algunos parámetros que son el oxígeno disuelto, el PH, la salinidad, la temperatura, pero nos falta la parte orgánica, o sea, todo lo que es coliformes fecales, nitrógenos totales y fosfatos totales”, puntualizó la profesional.

Soluciones para la contaminación

Consultada sobre posibles soluciones ante la contaminación de la laguna, Claire Ponsac señaló que “la recuperación de la laguna es posible naturalmente oxigenando el agua gracias a unos aspersores. U otra manera, unas burbujas que pueden oxigenar el agua e impedir ese desarrollo de alga. Lo otro, gracias a las plantas, a las totoras, por ejemplo, que tienen un rol de depuración natural del agua, se puede recuperar esa laguna, porque permite absorber la materia orgánica, que está presente en la laguna y depurar naturalmente el agua”.

Además, añadió que existe tecnología en otros países que podrían permitir limpiar la laguna, pero que es importante conocer cuál es la más eficiente. Una de ellas es la tecnología con nanoburbujas, pero que según la profesional no ha sido comprobada aún. “Existen varios procesos, pero necesitamos saber qué proceso utilizar y lo ideal sería hacer un seminario con varios expertos en restauración de lagunas para encontrar la mejor solución que conviene a todo el mundo”.

Los habitantes cercanos a la laguna han denunciado por largo tiempo la contaminación del lugar.

Para finalizar, la experta en ecología señaló la importancia de mantener la limpieza de la laguna y el humedal, ya que estos pueden convertirse en una ventaja turística para la región y ser una fuente de agua potable para la comuna. Por el contrario, puede representar un problema sanitario si se comprueba que se vierten aguas servidas directamente allí. “Nosotros también, en el Centro de Desarrollo Sustentable, hicimos una encuesta a varios actores que están acá siempre presentes en Pichilemu y todos dijeron que los humedales tienen que ser limpios, porque le dan asco, porque hay malos olores” concluyó.

Denuncias previas

En febrero de 2020, CEDESUS realizó un monitoreo de las aguas de la laguna Petrel ante la presencia de coloración verde, razón por la cual el organismo denunció que se seguía vertiendo aguas servidas en el estero San Antonio. El director del Centro, Cadudzzi Salas, se refirió entonces a que la coloración inusual se debía a “una condición que responde a un proceso de incremento de nutrientes, que ha significado en esta tremenda proliferación de algas microscópicas, condiciones óptimas para su aumento. Directa intervención de personas que están usando el estero San Antonio como cloaca”.

CEDESUS comenzará este año a realizar un monitoreo constante de la laguna.