Respuesta de CGE a través de su representante.

El jueves 28 de mayo, más de un centenar de vecinos se aglomeraron en las afueras de la oficina móvil de CGE, la empresa proveedora de servicios eléctricos de la comuna, para buscar soluciones y reclamar por los cobros excesivos en sus cuentas de luz. Ante esta situación, el representante de comunicaciones de CGE, Nasslo Osses Cerda, explicó las razones detrás de los posibles excesos en los cobros y las soluciones que ofrece la compañía a sus clientes.

Según explicó Ossles, al comienzo de la etapa más crítica de la pandemia por Covid-19, se suspendieron las lecturas de los medidores con el fin de cuidar la salud de sus colaboradores así como la de sus clientes, por lo que hubo un período de 25 días aproximadamente en que no se realizó dicha tarea. De acuerdo con la legislación, la empresa eléctrica debe promediar las últimas seis boletas o consumos de sus clientes para realizar el cobro. Una vez que se retoma la lectura, se compensa lo no cobrado en la boleta siguiente si el consumo hubiese sido mayor en los meses no promediados. Así lo señala el representante de la empresa:

“Entre enero y febrero por tanto, el promedio que se consideró eran los meses enteros de diciembre hacia atrás, aproximadamente […]. Lo que se produce es que, considerando que los meses anteriores el consumo fue inferior a los meses de verano y el periodo en que no se leyó ese promedio fue un poco más bajo de lo normal que el consumo real de cada cliente, el mes siguiente, cuando se lee la lectura real y se compensa ese consumo, a cada cliente se le cobró la diferencia no cobrada en el mes promedio”.

Nasslo Osses

Reclamos de los clientes

Ante la gran cantidad de reclamos surgidos a raíz de la boleta del mes de mayo, CGE dispuso de una oficina móvil para atender a los vecinos de Pichilemu, debido a que sus oficinas se encuentran cerradas por la pandemia. Allí se aglomeró una gran cantidad de personas quienes manifestaron su indignación frente a, no solo los altos cobros en sus boletas, sino a lo que ellos consideraban falta de soluciones, de información y especialmente a que no se estaban tomando las precauciones necesarias para atender a los clientes en relación a los cuidados que se deben adoptar por la pandemia.

Entre los clientes que se acercaron a la oficina, hubo casos en que sus boletas superaban los 100 mil pesos, por ejemplo, una de las vecinas poseía una deuda de 219.300 pesos, mientras que otro sumaba 387.000 en dos meses.

También hubo reclamos por la falta de información, como fue el caso de una persona mayor de edad a quien no pudieron darle solución al no contar con la lectura real de su medidor.

Soluciones que entrega CGE

Nasslo Osses señaló en representación de CGE que para poder hacer efectivo el reclamo, lo primero que los clientes deben hacer es comparar la lectura en su boleta con la del medidor. Debido a que pasan días entre que se emite la boleta con el momento en que se leyó el medidor, este último debe tener un consumo mayor al señalado en la cuenta. En este caso la lectura sería correcta y no se habría incurrido en error, pero, si por el contrario en el medidor se registrara un consumo menor al de la boleta, entonces sí habría habido un error y el cliente debe registrar ambas lecturas.

Los canales disponibles para efectuar las quejas, son a través de la página web de CGE o mediante su línea telefónica 800 800 767, en ambos casos necesita tener a mano su número de cliente.

Además, Osses señaló que si la lectura estuviese correcta, pero que aún así se efectuó un cobro con el que el cliente no está conforme “la búsqueda de la solución está en revisar qué pasó con los consumos”. Además, pueden acceder a un convenio que les permite dividir su cuenta en 12 cuotas sin interés.