El emprendimiento de Marcela Rivera pudo desarrollarse gracias al programa Jefas de Hogar, de la Municipalidad de Pichilemu.