Roberto Yovanny Moraga Paredes, Presidente de la Agrupación de Audiovisualistas de Pichilemu, nos hizo llegar esta declaración pública la que nos motivó a profundizar sobre el inminente cierre de la señal 3 comunitaria de dicha ciudad. Todo esto ocurre en momentos en que la discusión por el marco regulatorio de la televisión en Chile libra batalla en nuestro parlamento. 

Coméntanos el cierre del canal que sería un absoluto retroceso democrático…

Lo primero es decir que quienes hacemos televisión comunitaria somos validados por los ciudadanos, de allí parte nuestra naturaleza y nuestro fin, la actual legislación televisiva no contempla esta categorización. Esta denuncia que busca cerrarnos está fundamentada sólo en un resquicio mezquino y anticuado, aquel que busca concentrar el poder, económico o político, manejando la información, sin diversificación o pluralidad.

Los canales comunitarios somos medios de comunicación actuales, que impulsan una comunicación ciudadana, diversificando y pluralizando la expresión televisiva, dándole identidad y pertenencia al medio. Tenemos la obligación de despertar a nuestros vecinos, a los ciudadanos del pasivismo.

Ése es nuestro desafío y por eso vamos a luchar, sería entonces un retroceso porque desde el estado a los  ciudadanos se le insta a unirse, a empoderarse a participar como ciudadanos, se habla de comunitarismo y cuando una agrupación, con personalidad jurídica y sin fines de lucro  se empodera de un medio de comunicación, e insta a los ciudadanos a mostrar su realidad, a reconocerse, a mostrar sus problemas, gustos, opiniones, su cultura, sólo basta una denuncia para que el medio esté en peligro, eso es un retroceso real, que no debe pasar.

El pasado 5 de agosto de 2009, les llegó vía correo, una solicitud de informe de la subsecretaria de telecomunicaciones de Chile. ¿Entiendo que es una denuncia hecha en Santiago, ustedes saben quién lo hizo y por qué?
Sí, sabemos que es un particular, deducimos por qué, no hemos tenido la suerte de hablar con él, ni saber cuáles son sus razones.

¿Cuál es el estado del Canal 3 Comunitario de Pichilemu en cuanto a la respuesta de la audiencia?
Es increíble el apoyo, nosotros como canal 3, a cargo de la agrupación de audiovisualistas de Pichilemu, decidimos enfrentar el problema de frente a nuestra comunidad y les pedimos abiertamente su apoyo y hemos obtenido muestra de aprecio, protección incondicional y reconocimiento, por lo que ven en pantalla y por la labor del medio. si en la actual ley de telecomunicaciones no existe la palabra televisión comunitaria, han sido los ciudadanos y sus organizaciones los que la reconocen y la exigen.

¿Sienten que han sido desplazados de debate por el marco regulatorio de la televisión en Chile a propósito de la llegada de la Televisión Digital Terrestre?
Sí. Existen alrededor de 25 canales comunitarios en Chile, la señal 3 de la victoria lleva 10 años haciendo televisión comunitaria, existen dos redes que los agrupa, la red de medios  del pueblo (RMP) y la red de televisión popular (RTP); a ningún canal, ni a ninguna red llegó una invitación a participar del debate regulatorio sobre televisión digital. Y curiosamente desde nuestro punto de vista, como se hace y se define la televisión comunitaria, somos los más cercanos a los ciudadanos, representamos directamente sus inquietudes, opiniones, porque son ellos mismos los que hacen televisión, representamos un sector comunicacional que no es ni el comercial ni el público, somos comunitarios, deberíamos haber entregado a lo menos nuestras experiencias.

El proyecto de ley sobre televisión digital introdujo el término comunitario, por lo que por lo menos se nos reconoce, en el último tiempo como redes se han realizado acciones, que buscan la inclusión, la participación, la validación dentro de la legislación.

En ese sentido, siendo partícipes de la red de canales comunitarios de Chile (RTP) ¿Qué acciones han tomado para poder hacerse notar como medios de comunicación comunitaria?
En lo particular nuestro medio tiene spot audiovisuales los que piden la democratización televisiva, del reconocimiento de la televisión comunitaria, con el fin de integrar activamente a los ciudadanos en el proceso.

Y como red, la entrega de cartas a la presidenta Michelle Bachelet, al Consejo Nacional de Televisión (CNTV), a la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL), con la finalidad de ser recibidos y escuchados.

Por otro lado el 15 de Julio de este año, La Cámara de Diputados recibió a representantes de las dos redes los que presentaron indicaciones al proyecto de ley Digital y la inclusión de la televisión comunitaria.


FuenteRevista ONOFF